Las arcadas de Messi ponen nerviosos a los argentinos

messi con nauseasFoto: AFP
Argentina pondrá hoy rumbo hacia Belo Horizonte, allí le espera el cuartel general desde que trabajará para cumplir el sueño mundialista que se resiste desde 1986. El duelo contra Eslovenia, que se saldó con una sólida victoria, significó la despedida del equipo ante su gente, que pobló el Estadio Único de La Plata para escenificar el “buen viaje” y expresar el deseo que el equipo que debe liderar Leo Messi en Brasil regresa al país con la tercera Copa Mundial para la albiceleste. En términos concretos, el triunfo en el amistoso ante los eslovenos significó el final del sufrimiento que se generó alrededor de la posibilidad de una lesión inesperada antes del estreno, el próximo domingo ante Bosnia.

Y no: la ‘albiceleste’ no ha sufrido lesiones graves, pese a que deberá lidiar esta semana con una lista importante de jugadores con molestias (tras Eslovenia se sumaron Biglia y Mascherano, con sendos golpes). No obstante, a la prensa argentina lo único que hoy le genera inquietud y preocupación es el nuevo episodio de arcadas y vómito que sufrió el capitán Messi en un momento del partido.

“El malestar de Messi”, definió el diario ‘Clarín’, adjuntando a la noticia un vídeo del momento en que el jugador sufrió un acceso de arcadas durante el choque contra Eslovenia. “Un viejo problema”, describió el portal ‘InfoBae’. El matutino deportivo ‘Olé’, por su parte, abordó la noticia desde la tranquilidad que transmite Alejandro Sabella: “Es un problema nervioso”, opinó y restó importancia al suceso que, esta vez, se produjo en el minuto 26, cuando Leo, con el partido detenido, evacuó por vía oral y luego se acercó a la banda para que un integrante del cuerpo técnico le diese un chicle. El inconveniente no le impidió continuar jugado e, incluso, marcar el segundo gol argentino.

Para la prensa argentina, el problema de Messi es relativamente nuevo. Los periódicos recordaron ayer que lo mismo le sucedió al capitán en los duelos jugados ante Bolivia y Rumanía. En el Barça, en cambio, el síntoma ha sido objeto de todo tipo de análisis que, hace aproximadamente dos años el club decidió realizar para descartar cualquier problema de salud preocupante para la estrella del conjunto blaugrana. Fue una ronda de evaluaciones y segundas y terceras opiniones de analistas médicas de diferente especialidad. Ninguno de ellos encontró nada extraño en el metabolismo del genio rosarino.

El problema se amplifica debido a la dimensión mediática del futbolista, cuyos movimientos en el campo se siguen al detalle por decenas de cámaras de televisión. Pese a ello, y pese a algunos titulares alarmantes de la prensa argentina, la realidad indica que, tanto desde el entorno del jugador como desde los servicios médicos del Barça y de la ‘albiceleste’, la preocupación es nula. En el Barça, la tranquilidad tiene que ver con dos certezas: por un lado, el jugador no tiene problemas de salud; por otro, este inconveniente que le aqueja con cierta periodicidad no afecta de ninguna manera su rendimiento sobre el campo de juego. Para muestra, el partido de ayer, en el que marcó luego de sufrir las arcadas.

En marzo, luego de varios episodios similares ante Real Madrid, Levante, Sevilla y Real Sociedad, Messi abordó el tema con naturalidad: “Me pasa seguido en los partidos, en las prácticas, en mi casa. No sé bien qué es, me hice miles de estudios y me pasa…”. Hoy por hoy, en la vigilia de un Mundial en el que Messi está llamado a ser la figura y es quien concentra toda la ilusión que genera el equipo de Sabella, la prensa Argentina está inquieta.

La preocupación de los medios no es la del propio Messi, cuyas declaraciones tras la victoria ante Eslovenia alimentaron aun más la ilusión de los aficionados argentinos. “Llegamos en el momento justo”, sentenció el capitán. “Estamos maduros, la mayoría de la plantilla lleva años jugando en Europa y varios vienen de una temporada exitosa. Estamos con confianza”. Según Messi, el proceso iniciado con la llega de Alejandro Sabella está en su punto más alto: “Lo que buscamos con Alejandro desde el principio fue construir un grupo fuerte, y lo hemos conseguido. Hemos ido mejorando en lo futbolístico con el paso de los partidos, ganamos confianza y pudimos generar ilusión en la gente. La afición volvió a acercarse a la selección, y eso es algo valioso. Ahora estamos unidos en busca de un objetivo”.

“La Argentina –completó Messi– ilusiona por los jugadores que tenemos, pero hay que estar tranquilos. Ir de a poco. El Mundial es un torneo muy difícil, puede pasar de todo, pero nosotros vamos a pelear para traernos la Copa”.
Fuente: Sport.es

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *