Messi mete al Barcelona en cuartos con sus cinco goles


De récord en récord. De recital en recital. Leo Messi avanza imparable en su camino hacia el Olimpo de los mejores deportistas de todos los tiempos. El ’10’ del Barça se superó una vez más con una actuación estelar que los culés no olvidarán jamás. Cinco goles al Bayer, cinco. Y lleva ya 12 ya en esta edición de la Champions. 54 en total en competiciones europeas. Y 53 esta temporada. Si nada se tuerce, tiene todos los números de desbancar esta misma campaña a César como máximo goleador de la historia del Barça. Se puede pedir algo más?

El Barça demostró de nuevo que las controversias que suelen gravitar a su alrededor no hacen mella en el equipo. El sufrido triunfo del pasado sábado ante el Sporting (3-1) dejó tras de sí un sinfín de secuelas, pero ni el pésimo arbitraje de Velasco Carballo, ni las posteriores amenazas de Sánchez Arminio a Piqué por su expulsión, y el baile de declaraciones y contradeclaraciones alteraron el ánimo de un vestuario a prueba de bombas.

Los de Pep Guardiola superaron con nota un examen que, ya de antemano, tenían más que aprobado. El 1-3 de la ida había dejado la eliminatoria en bandeja a los azulgranas. Pero ni así se fiaron. El técnico azulgrana puso toda la carne en el asador alineando a todas sus ‘vacas sagradas’ disponibles. Puyol, Alexis y Thiago vieron el espectáculo desde la grada.

Y seguro que disfrutaron de lo lindo animando a sus compañeros, porque sin pisar a fondo el acelerador, el recital -con Leo Messi como estrella- fue monumental. Busquets, Xavi, Iniesta y compañía se hicieron los amos del balón. Messi (10′), Xavi de falta (12′) y Piqué (23′) dieron los primeros avisos. Y tanto fue el cántaro a la fuente que al final se rompió.

La pesadilla del Leverkusen empezó en el 25′. Xavi, pillando muy adelantada a la defensa alemana, sirvió uno de sus mágicos pases en profundidad a Leo Messi. El argentino recibió en la media y, rompiendo el fuera de juego, encaró solo al meta Leno. Y pasó lo que suele pasar en estas situaciones. En el uno contra uno rara vez pierde el ’10’ del fútbol mundial, y esta vez no fue una excepción. Le superó con un sutil remate de cuchara (1-0, 25′).

Y lo que siguió después fue más propio de un partido de Play Station que del mundo real. El Barça manejó al Bayer como si fuera un muñeco de trapo. El 2-0 llegó al filo del descanso (42′). Mascherano, ese centrocampista reconvertido en uno de los mejores centrales del planeta, subió el balón, y se lo cedió a Iniesta. ‘Don Andrés’, como siempre, vio la mejor opción de pase, y asistió para Messi. Y Leo, tras internarse desde la derecha hasta el centro del área, marcó de chut raso y ajustado al poste.

El tercero pudo caer poco antes del descanso en un doble remate de Cesc y Pedro, pero ninguno de los dos acertó. El Camp Nou animó al canario coreando su nombre, sabedor de que no pasa su mejor momento y necesita su aliento.

La segunda mitad fue de traca. El Barça se desmelenó, y los goles cayeron uno tras otro. El 3-0, en el 48′, fue una obra maestra de -quién si no- Leo Messi. Cesc le dejó solo con un magnífico pase en profundidad. ‘La Pulga’ controló el balón con su zurda mágica sin dejar que cayera al suelo, como si en lugar de un pie tuviera un guante. Y, después de su control estelar, culminó la acción ‘picando’ el balón ante la salida de Leno.

Ya en el 52, Guardiola dedició dar descanso a dos de sus ‘magos’, cambiando a Xavi e Iniesta por Keita y Tello. Y la entrada de este último dio todavía una velocidad más al Barça. La chispa, frescura y endiablada velocidad del canterano ‘rompieron’ a un Bayer que no sabía qué hacer para frenar la sangría.

En el primer balón que tocó, Tello logró el 4-0. Un tanto de extremo zurdo de los de toda la vida. Cesc, de nuevo, sirvió la asistencia, y el joven crack del filial, entrando como una bala desde la banda, no perdonó. Su remate cruzado al segundo palo fue infalible (58′).

Messi siguió a lo suyo, fabricando goles como si fueran churros. Su cuarto -y quinto del Barça- llegó en el 58′, aprovechando un despiste defensivo y un mal rechace del meta Leno. Siempre listo, siempre atento -cualquier otro hubiera bajado la guardia con un triunfo tan contudente-, Leo se coló por en medioy logró el 5-0. No sería el último…

Tello continuó la fiesta marcando el sexto en el 62′, aprovechando un buen pase de Alves. Y el séptimo, en el 84′, llevó de nuevo la firma de ese extraterrestre disfrazado de futbolista. Messi no tuvo contemplaciones y selló su manita particular con un obús desde la media luna del área. Ya al filo del final, Bellarabi marcó el del honor para el Bayer. Los alemanes sufrieron en sus carnes la furia de un equipo, y de un ‘crack’ que caminan con paso firme hacia la final de Múnich. De momento, ya están en cuartos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *