Lionel Messi con cuatro goles fulmina al Valencia


Lionel Messi aderezó con un extraordinario póker de goles una de sus actuaciones individuales mas espectaculares en los ultimos tiempos y erigiendose en la figura del encuentro contribuyo a la descomunal goleada que el Barcelona le propinó al Valencia en el Camp Nou (5-1).

Festejando de la mejor manera su encuentro liguero número 200 como culé, Messi se mostró activo, participativo e influyente y frente a un Camp Nou extasiado refrendó su condición de mejor futbolista del mundo marcando los cuatro primeros goles del cuadro blaugrana a los 21, 27, 75 y 85 minutos.

Anclado en estos goles, pero también en una producción que colectivamente fue excepcional, el Barça se sobrepuso a un inicio en el que las dudas parecieron recrudecer y recuperando su fútbol exquisito y preciosista firmó una autentica exhibición.

Muy por el contrario de lo que en la previa se suponía, el Valencia solo logró mantenerse firme durante el primer cuarto de hora, en el que especialmente reforzado por el tempranero y sorpresivo tanto inicial de Pablo Piatti se mantuvo firme y ordenado.

Aunque pocos, fueron minutos en los que el Barcelona dispuso del balón y la iniciativa pero no encontró mucha claridad para aproximarse con peligro, ya que cerrándose muy bien el equipo visitante protegió muy bien su área e impidió filtraciones.

Planteadas las dificultades, lo que increíblemente lo alteró todo fue un error individual de Rami, quien intentando despejar un muy buen centro de Pedro le dejó servido el balón a Messi, quien más atento que todos aprovechó el regalo y goleó a Diego Alves con un toque sutil.

El tanto ejerció de impulsor y sin que el equipo conducido por Unai Emery pudiera asimilarlo el propio Messi se encargó de de anotar el segundo tan solo seis minutos después, culminando con algo de suerte una acción que incluyó un pase al vació espectacular de Andrés Iniesta y un excelente desborde de Eric Abidal.

Reactivado Messi, participativo Iniesta y explosivos tanto Cesc como Alexis, lo que posteriormente se le vino al Valencia fue un aluvión de fútbol, ya que el Barça se liberó por completo y exhibiéndose veloz, preciso y arrollador aprovecho los muchos espacios que comenzaron a abrirse y creó innumerables opciones de gol.

Sin exagerar, fueron no menos de seis las posibilidades, siendo una volea de Cesc que devolvió el travesaño la más clara. Exceptuando esta, todas encontraron siempre la respuesta de un Alves nuevamente monumental.

Lejos de verse alterado, el desarrollo siguió siendo el mismo en el complemento, especialmente porque frente a un Valencia absolutamente descompuesto y sobrepasado el once comandado por Guardiola mantuvo su línea de presión bien alta e impulsado por un Messi que hizo todo bien permaneció siempre cerca del área rival.

Echo efectivo el monologo, lo único criticable fue la falta de efectividad, ya que por propias impericias al momento de definir o por repetidas intervenciones de Alves, quien sobre los 60 minutos evitó, con ayuda del travesaño, un gol de cabeza del propio Leo, el Barça siguió desperdiciando opciones para sentenciar.

Así las cosas, el panorama igualmente no cambió, por lo que el Barcelona persistió en su búsqueda y finalmente encontró lo que buscaba nuevamente mediante Messi, quien elevó a 27 su cosecha de goles en la presente Liga anotando el tercero tras un rebote corto de Alves y el cuarto luego de irse en velocidad y definir con una preciosa vaselina.

Ya en tiempo de descuento y también de forma sublime, Xavi (ingresó por Iniesta cuatro minutos antes del cierre) decoró el resultado y la cuenta final se cerró en cinco. Puede sonar raro, pero tranquilamente pudieron ser más.

Que el Real Madrid siga estando a diez puntos hoy por hoy es lo de menos. Messi hizo nada más ni nada menos que cuatro goles y el Barcelona volvió a ser el Barcelona. El fútbol lo contempló feliz y agradecido.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *