Entrenamiento de Argentina en SudAfrica


A corazón abierto. Así se vivió la primera práctica abierta al público de la selección argentina. Entre la posibilidad, inédita hasta hoy, de observar cómo trabaja el plantel de Maradona y el asombro en la cara de los invitados especiales, en su mayoría alumnos sudafricanos.
Messi e Higuaín la pasan bien durante la práctica
Las rejas de la Universidad de Pretoria se abrieron poco antes de las 15. Y fueron justamente los chicos del St. Alban’s College los que protagonizaron el show previo. Contentos, emocionados, llevaban en sus manos postales de la selección albiceleste. Y a medida que iban pasando los minutos, iban aprendiendo más cantitos argentinos gracias a la gestión de un hombre vestido de gaucho.

Crecía la expectativa, al punto de generar corridas hacia las ventanas traseras para acompañar todo el recorrido de los jugadores desde el campo auxiliar al principal.

Los sudafricanos muestran devoción por Messi. Tevez es el segundo en consideración popular. Y cuando aparece Maradona, estalla la platea. Diego retribuye tanto afecto mandándole besos a la gente y tocándose el corazón.

Messi y Verón son inseparables. Leo no sólo salió a la cancha con la Brujita, sino que también se paró al lado de su compañero de habitación en el “loco”.

Una perlita: en medio de la entrada en calor, Tevez le pegó un pelotazo involuntario ahí, sí ahí, al pobre de Clemente Rodríguez. Claro, estallaron las carcajadas, mientras el lateral se revolcaba de dolor. Por suerte, el parte médico resultó favorable.

Maradona va y viene, se acerca a todos, les da charla, seguramente conceptos y arenga. No llama la atención que sea más compinche con Mascherano y Heinze, dos de sus niños mimados.

Después del trote liviano y del trabajo aparte de los arqueros, Maradona revoleó la pelota al aire y comenzó el fútbol reducido que duró menos de media hora.

El partido no arrojó muchas conclusiones. Diego no paró a los titulares que pondrá ante Nigeria, pero le dio a la gente lo que quería ver: un ataque naranja con Messi, Tevez, Milito e Higuaín. Otra particularidad: Mascherano se paró como segundo central en el mismo equipo.

Tevez pasó entre tres rivales y definió cruzado. Golazo y ovación. Se destapó Garcé, devenido en mediocampista central, y empató para los azules. Cada vez que la tocaba Messi, se escuchaban los chasquidos de los flashes de los fotógrafos. No es para menos. Genial asistencia de Leo y eficaz definición cruzada de Milito para el 2-1 naranja.

Luego de una muy buena jugada colectiva, Clemente llegó al fondo por derecha y mandó el centro para que Bolatti empatara de cabeza. Higuaín anotó el 3-2 y Di María igualó por tercera vez para los azules al picársela suavemente a Romero.

Clima distendido, tranquilidad, buena onda, síntomas que muestra Argentina a seis días del arranque del Mundial. El pronóstico no descarta algún que otro retorcijón de panza en la previa del debut frente a Nigeria.

Aunque no lo confirma, Maradona va armando el equipo en su cabeza. En el entrenamiento apostó por un dibujo audaz. Con el dolor que le provoca dejar a más de una figura afuera, ¿se jugará por un sistema tan ofensivo por los puntos? Todo puede ser en la dimensión Maradoneana.

En la conferencia de prensa, Demichelis reconoció que el técnico los descomprime y también los motiva, en tanto que el tercer arquero Diego Pozo admitió que es “monstruoso” compartir plantel con el mejor del mundo y otras tantas figuras.

Mientras tanto, las vuvuzelas acompañan los cantitos argentinos. Un grupo de chicos sudafricanos abandonan la cancha. Pese al frío, tienen dibujada una sonrisa en la cara. Pasaron un domingo especial. Un feliz domingo para todos.
Fuente: Nicolás Baier, redactor de ESPNdeportes.com

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *