Messi clasifica a Argentina para el mundial de Brasil

Messi contra Venezuela
Alejandro Sabella tiene un plan y éste pasa por los pies de Messi, el mejor jugador del planeta, que ante Venezuela dio una nueva exhibición. De la mano de Sabella, la albiceleste se ha convertido en un equipo sólido que sabe muy bien a lo que juega. Virtuosa por momentos, busca la fiabilidad que le faltó en las últimas citas internacionales. Ya no se trata tanto de enamorar como de ganar con solvencia, y si lo hace jugando como este viernes, miel sobre hojuelas.

Ha sido una larga travesía, con partidos poco vistosos y muchas pruebas en el once, pero el seleccionador argentino parece haber dado con la tecla a tenor de lo visto en el Monumental porteño. La albiceleste ha recuperado las buenas sensaciones y navega viento en popa hacia una plácida clasificación para el Mundial de Brasil. Una vez allí, habrá que seguir remando, aunque con Messi al mando el éxito está siempre un poco más cerca.

Un Messi al que ya casi nadie discute en su tierra natal, porque nadie cuerdo a estas alturas puede dudar de su enorme grado de implicación. Ante Venezuela estuvo sencillamente deslumbrante. Marcó un gol desde los once metros pero sobre todo firmó dos asistencias de bandera que Higuaín se encargó de transformar en sendos goles. Si bueno fue el pase del 1-0, qué decir de la jugada previa al tercero de la noche. El ‘Pipita’ estaba en fuera de juego a la hora de recibir la pelota pero puede que el asistente encargado de levantar el banderín estuviera absorto ante tanta belleza.

El partido sólo tuvo un dueño, aunque la vinotinto buscó el tanto de la honrilla en los minutos finales. Messi fue el primero que probó los puños de Dani Hernández con sendos disparos, aunque estaba escrito que sería el ‘Pipita’, máximo artillero provisional de estas eliminatorias por delante de Messi y Luis Suárez, el que abriría la lata venezolana. Gran definición del ‘9’ merengue tras un pase revestido de seda de la ‘Pulga’.

Messi quería su porción del pastel y casi marca tras una gran pared con Rojo aunque sería desde el punto de penalti como llegaría el tanto del genio de Rosario. Mano tonta de Cichero y golpeo inapelable de Messi para anotar el 2-0 al filo del descanso. A estas alturas, ni el más recalcitrante de los venezolanos dudaba de que el duelo estaba decidido.

La segunda parte cambió poco el guión, aunque Venezuela dio un paso al frente buscando un gol que le metiera de nuevo en el partido. Cabe reseñar que el equipo de César Farías no perdió nunca la cara al encuentro pero sencillamente se topó con un rival superior que no le dio ninguna opción.

Con más espacios en ataque, era cuestión de tiempo que el talento de Messi saliera de nuevo a relucir. Fue a la hora de partido, tras una diablura de la Pulga en la medular coronada con un pase tan preciso como el corte de un cirujano que Higuaín se encargó de rentabilizar.

De ahí al final, vergüenza torera de la vinotinto, que casi marca en sendos remates de Otero, ante una Argentina que pensó más en lo que le espera en Bolivia dentro de cuatro días que en hacer más sangre.
Fuente: Marca.com

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *