Con Messi al infinito y más allá


El Barcelona acudió puntual a su cita con la historia de la Liga con Messi vestido de etiqueta para la ocasión. Tres goles del argentino, que ya suma 24, solventaron el partido ante el Atlético y cerraron la decimosexta victoria consecutiva de los azulgrana, un equipo sin límites cuando su figura se encuentra en estado de gracia.
Es la diferencia, la mayor diferencia que hay actualmente en el mundo del fútbol. El que tiene a Messi frente al que no lo tiene. Análisis simplista e injusto para un Barça histórico. Este Barça será recordado como el Barcelona de Messi. Por algo será. También lo será el de Xavi, Iniesta, Busquets, Piqué…pero el argentino brilla con luz propia en la constelación de estrellas azulgrana.

Ante eso, y menos en este momento, el Atlético tiene poco que decir. Un equipo que mostró sus miedos ya desde el once inicial y dispuso de una ficticia reanimación tras el descanso pero que deambuló durante muchos minutos por el Camp Nou como un equipo sin alma ni motivaciones. Faltó la agresividad defensiva de siempre, la creación que no puede tener y el acierto de un ‘Kun’ dejado por Quique de la mano de Dios en el vasto terreno culé.

Ese dilatado espacio del que Messi aprovecha cada rincón a su antojo. Conoce cada trozito de césped como si fuera la moqueta de su casa. Y se mueve en él tan bien como en el mismo salón de su hogar. Para la ‘pulga’ recorrer esos 20 metros de campo para hacer el primer gol resultó tan sencillo como ir del sofá a la cocina a por unas palomitas para ver la película de los domingos.
Leer la noticia completa